English

 

 

 

 

 

 

 

La Propiedad Intelectual es la rama del Derecho enfocada a la protección de signos distintivos (marcas, avisos y nombres comerciales), invenciones (patentes, modelos de utilidad y diseños industriales) y derechos de autor (obras de diversas ramas: literarias, artísticas, musicales, etc.).

De conformidad con las reformas hechas a la Ley de la Propiedad Industrial el 18 de mayo de 2018, específicamente al artículo 89, pueden constituir una marca los siguientes signos:

I.- Las denominaciones, letras, números, elementos figurativos y combinacio-nes de colores, así como los signos holográficos.

II.- Las formas tridimensionales.

III.- Los nombres comerciales y denominaciones o razones sociales, siempre que no queden comprendidos en el artículo siguiente.

IV.- El nombre propio de una persona física, siempre que no se confunda con una marca registrada o un nombre comercial publicado.

V.- Los sonidos.

VI.- Los olores.

VII.- La pluralidad de elementos operativos; elementos de imagen, incluidos, entre otros, el tamaño, diseño, color, disposición de la forma, etiqueta, empaque, la decoración o cualquier otro que al combinarse, distingan productos o servicios en el mercado, y

VIII.- La combinación de los signos enunciados en las fracciones I a VI.

La invención es toda creación humana nueva que permita transformar la materia o la energía que existe en la naturaleza, para su aprovechamiento por el hombre y satisfacer sus necesidades concretas, es decir, que sean susceptibles de aplicación industrial.

Las obras pueden ser literarias; musicales, con o sin letra; dramáticas; de danza; pictóricas o de dibujo; escultóricas y de carácter plástico; caricaturas e historietas; arquitectónicas; cinematográficas y demás obras audiovisuales; programas de radio y televisión; programas de cómputo (software); fotográficas; obras de arte aplicado que incluyen el diseño gráfico o textil y de compilación, integrada por las colecciones de obras, tales como las enciclopedias, las antologías y de obras u otros elementos como las bases de datos, siempre que dichas colecciones, por su selección o la disposición de su contenido o materias, constituyan una creación intelectual.

El registro de cualquiera de estas creaciones ante las autoridades correspondientes (Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial e Instituto Nacional del Derecho de Autor) le otorga a quien las crea un derecho exclusivo sobre las mismas, es decir, el derecho de que nadie más pueda usar esa creación, para lo cual es importante protegerlos desde su creación y durante su vigencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Colina de los Acónitos No. 41 - 202 C, Fraccionamiento Bulevares

Naucalpan, Estado de México, C.P. 53140 México

Fijo oficina:  +52  55–2580-3336

Celular: 55-5432-6646